Una sociedad reclama derechos de autor por la música a bares cerrados hace 8 años

on 2 mayo, 2006

RAMON FERRANDO

El número de demandas judiciales se ha duplicado y suponen más de la mitad de los casos en los juzgados mercantiles

La Asociación de Gestión de Derechos Intelectuales -AGEDI- está reclamando el canon por los derechos de la música a bares que llevan más de ocho años cerrados. Los jueces están dando la razón a los demandados al entender que son reclamaciones abusivas. La Audiencia Provincial ha calificado la actuación de la Asociación de Gestión de Derechos Intelectuales como «agujero negro» porque ni siquiera aportan las facturas que demuestren los supuestos incumplimientos de contrato.

Los bares y locales de ocio soportan un doble canon por la música ya que tienen que pagar por los derechos de autor a la Sociedad General de Autores y Editores -SGAE- y por los derechos intelectuales a AGEDI. Hasta ahora los dos colectivos reclamaban juntos, pero hace unos meses se separaron. La consecuencia es que se han duplicado las demandas y ya suponen más de la mitad de los casos que tramitan los dos juzgados mercantiles de la provincia. El problema es que AGEDI no tiene tan bien actualizado como la SGAE el registro de los bares y locales de ocio que han cesado su actividad y están presentado algunas reclamaciones «a ciegas», según explicaron fuentes del Palacio de Justicia.

La última reclamación de la Asociación de Gestión de Derechos Intelectuales ha sido contra un pub de Elda que cerró en 1997. La AGEDI reclamaba al dueño del local 1.784 euros por el impago mensual del canon que grava la música entre 2000 y 2004. Gabriel Echavarri, abogado que ha ganado el caso, alegó que su cliente cerró el local en julio de 1997, pero la AGEDI insistió en su reclamación porque el propietario del bar no había comunicado por escrito que estaba cerrado.

El juez de lo Mercantil considera en la sentencia que la Asociación de Gestión de Derechos Intelectuales se ha extralimitado en su reclamación. El fallo advierte de que no se puede decir -como pretendían los demandantes- que no tenga transcendencia el cese de la actividad en el local. El magistrado incide en que «la causa del contrato es remunerar el uso de los fonogramas cuya gestión tiene encomendada» la AGEDI por lo que carece de «sentido» pensar que el demandado quiere seguir vinculado cuando ya no tiene el local.

El juez entiende que la culpa es de la Asociación de Gestión de Derechos Intelectuales «al no preocuparse de girar recibo alguno» ni de visitar el pub, a pesar de que es una «práctica habitual de estas entidades». La sentencia recoge la postura de la Audiencia Provincial que ante un supuesto idéntico planteado por la misma entidad calificó de «agujero negro» la forma de actuar de los demandantes.

La Sociedad General de Autores y Editores y la Asociación de Gestión de Derechos Intelectuales han diversificado en los últimos meses sus objetivos. Las dos asociaciones comenzaron reclamando por los derechos de la música en los bares, en las fiestas de Moros y Cristianos e incluso en los prolegómenos de los partidos de fútbol. Ahora han comenzado a exigir el canon por las piezas que suenan en los banquetes de boda e incluso han intentado.

puntualUna sociedad reclama derechos de autor por la música a bares cerrados hace 8 años